jueves, 29 de agosto de 2013

Cupcakes de lima y limón

Hace un par de semanas fuimos a casa de unos amigos a comer, y aproveché para llevar postre y merienda. Hoy voy a dejaros parte de todo ese botín, un pequeño experimento que salió prácticamente perfecto.


Hace tiempo os dejé la receta de la buttercream que yo normalmente hago; tiene más trabajo que la más típica, pero me gusta lo ligera que queda y su consistencia, y al fin y al cabo es lo que importa. Bueno, la receta la tenéis aquí por si queréis echarle un ojo; estos cupcakes tienen el frosting de buttercream de lima y limón, pero no de esas esencias que compras preparadas, o algún sirope dulzón que tampoco es para echar cohetes; la verdad es que tengo de las dos clases en casa, me encantan los cítricos pero no me acaban de convencer. Supongo que es por eso que esta receta me gustó tantísimo, por su sabor tan fuerte e intenso. 


Mi truco esta vez fue simplemente echar el zumo de un limón y el de una lima a la buttercream. Y unas gotitas de zumo de limón al bizcocho del cupcake. Increíble. No hay palabras. Por primera vez el sabor dulce de la buttercream se veía totalmente eclipsado por un sabor cítrico y muy muy fresco. 

 

Casi no me lo podía creer, y por poco me puede la avaricia... pero me contuve y no me pasé de acidez. Estaban en su punto perfecto!!!


Para que os hagáis una idea, lo que yo hice fue 3/4 partes de la receta de buttercream (75 gr del claras, 150 gr de azúcar glass y 225 gr de mantequilla) y tuve suficiente para cubrir unos 18 cupcakes medianos con un frosting en forma de rosa. Pensad que si queréis hacer una forma diferente, por ejemplo tipo espiral, necesitaréis más buttercream para cada cupcake, y esto afectará a la proporción de crema que te llevarás en cada bocado... tenlo en cuenta sobre todo si no te gusta mucho el sabor o la textura de la mantequilla, que es importante...