lunes, 19 de noviembre de 2012

Receta: Buttercream de merengue suizo (buttercream 1 2 3)

Hoy os voy a dejar una receta de la que ya había hablado (y creo que hasta os había prometido), una crema de mantequilla con la que yo casi siempre trabajo, sobre todo si hablamos de cupcakes o decoraciones en general: el buttercream de merengue suizo (también conocido como buttercream 1 2 3). Me gusta más que una buttercream típica porque tengo la sensación de que es algo más ligera, además de tener menos azúcar. He probado las dos, y me quedo con esta aunque, como todo, va con el gusto. Eso sí, es un poco más 'complicada'.

Ingredientes:
  • 100 gr de claras de huevo
  • 200 gr de azúcar glass (*)
  • 300 gr de mantequilla (sin sal, a temperatura ambiente)
  • Ingrediente estrella, jejeje. Bueno, básicamente de lo que queráis que tenga sabor la crema, por ejemplo chocolate, chocolate blanco, esencia de vainilla, licor de crema catalana... aquí entra en juego vuestra imaginación.
(*)  En general, siempre es más fácil utilizar azúcar glass, ya que necesitará menos calor para deshacerse en la clara, pero si no tenéis en casa, yo alguna vez he utilizado azúcar pulverizado con la Thermomix (o cualquier otro robot de cocina); eso sí, aseguráos de que se deshace bien antes de dar por finalizado el primer paso.

Preparación:

1)  Mezcla en un bol metálico las claras y el azúcar. Pon una olla con agua a calentar, y cuando el agua empiece a estar caliente, pondremos el bol metálico al baño maría. Mientras se calienta la mezcla, bátela; el calor ayudará a que el azúcar se disuelva. Bátela hasta que quede cremosa y blanquee; notarás que es el punto porque al tocarla no notarás el granulado del azúcar. Además, al separar los dedos, verás que se escapa un hilillo blanco. 

2) Una vez alcanzado el punto, saca la mezcla del fuego y sigue batiendo. El tiempo que vas a necesitar variará de una vez a otra, pero como media son unos 7 minutos, aunque recuerda que pueden ser más o menos. Al seguir batiendo fuera del calor, conseguiremos que se vaya enfriando y que el merengue se monte. El punto al que debemos llegar es que la crema haga picos, es decir, que si sacas la batidora de la masa, no gotee, sino que quede como colgando.

3) Ahora vamos a echar la mantequilla. Es muy importante que esté a temperatura ambiente; si está más fría, no se incorporará correctamente a la crema. La vamos echando poco a poco; llegará un momento que parece que se corte la crema, pero no, debéis seguir adelante. Una vez hayamos incorporado toda la mantequilla, batid un poco más para que todo quede bien incorporado.

4) Ahora sólo queda que añadáis la esencia que más os guste. No echéis mucha cantidad, id poco a poco y probando el resultado. Lo ideal es que sea una esencia líquida o que se pueda incorporar en la mezcla. Yo suelo poner chocolate blanco deshecho en un poco de leche o nata, o algún licor o unas gotas de alguna esencia. También he probado con sirope de fresa o gelatina de sabores. Todo da bastante buen sabor, aunque el mejor de momento ha sido el chocolate blanco o el de vodka de caramelo. Eso sí, sólo para adultos!


Una vez tengamos la crema, la podremos utilizar para decorar cupcakes o decorar o rellenar pasteles... Os va a encantar!